LA CERTIFICACIÓN MÁS ANTIGUA

Una de las certificaciones que está en “boga” que día a día es la certificación Kosher. Data de hace más de 3,000 años, cuando se dieron las leyes de Kashrut y a partir de ese momento se han escrito miles de volúmenes y tratados que profundizan sobre este intrigante y fascinante tema.

Es una Certificación con exigencias y parámetros religiosos distintos a las certificaciones genéricas. Organizaciones internacionales de salud han encontrado una correlación entre alergénicos y el sistema kosher, donde gracias al exhaustivo control que tiene el mismo, ayuda a verificar que todos los componentes del producto no tengan contaminación.

Así es como con el avance de la ciencia, la tecnología de alimentos y la ingeniería molecular en lo referente a ellos va mano a mano con el sistema Kosher, el cual tiene todos los elementos para integrarse al mundo de la industria alimenticia

La codificación Kosher PAREVE (NEUTRO) prácticamente cumple al pie de la letra con las exigencias de aquellas personas que por diversas razones requieren de una dieta vegetariana o muy estricta y que no puede contener ningún tipo de grasas de origen animal por lo que esta codificación asegura la inexistencia de contaminación o arrastre de partículas que afectan hasta gente con diferentes tipos de alergias, principalmente en lácteos y cárnicos.

Cada vez son más las compañías que buscan una certificación kosher, pues es una garantía en cualquier parte del mundo y esto a su vez permite competir con productos de excelente calidad en un mercado global cada vez más exigente.